19 marzo, 2017

Carta al amigo X de un amigo Y, de parte de otro amigo Z

No te creo, no te apoyo,
no pienses que me someto,
jamás te tendré respeto
duendecillo malicioso. 
Vas buscando destrucción
y si encuentras la ocasión,
el mal por el mundo siembras,
el mal por el mundo dejas.
No te creo, no te sigo,
tu completo final persigo
aunque tarde en hacerlo un siglo.

Es un viejo perdedor, que mal quiere para el resto
Es un viejo roñoso, que mal quiere lo que es hermoso
Es un viejo carcamal, que todo el bien lo quiere hacer mal
Es un viejo dedicado, a romper todo lo bueno y honrado

Unos lo llamaron: querido amigo X
Otros lo emparejaron con el destino
Otros piensan que es el tiempo, que todo lo defenestra
Otros ni siquiera lo llaman, y en eso ellos yerran.

Es un viejo, pero luchador, siempre busca lo peor
No para hasta conseguirlo, no para, ni ahora ni nunca
No deja de perseguirlo, en su ser lo que es malo abunda
Es un viejo, no es hablador, sólo actúa como castigador

En las entrañas de los hombres penetras,
que jamás Dios pensó que pudieras,
o quizás sí, pero Él hizo a los hombres,
y de ahí su error en permitir tal hecho.
No debió dejar a su amor al hombre,
pues malas criaturas persiguen su noche,
su muerte, su destrucción, su oscuridad.
No creo que Dios pudiera pecar,
pero no debió dejar al mal en el mundo entrar.
Y a ti, soledad, muerte, amigo X de amigos resueltos,
de problemas y con la vida solucionada
A ti que todo lo destruías entonces, y allí, y aquí,
y dónde, y cuando, y lo seguirás destruyendo.
Te digo que aquí estoy para plantarte cara, aunque
también a mí me puedas dañar, pero lo único que jamás
podrás dañar será mi alma, donde siempre rencor habrá,
para alguien que con lo bello intenta acabar.

Y ya dijo tu amigo, que en una mujer bonita está la belleza
Y ya dijo tu amigo lo que pensaba hacer, lo que había que hacer
Y ya no lo hizo tu amigo, porque no pudo, porque no supo
Pero siempre tendrás un amigo, querido señor del destino
Siempre tendrás alguien que te tratará de destruir,
siempre habrá gente que le ayude a seguir
Y acabaremos contigo, amigo de tus amigos,
señor de las tinieblas, de lo feo, de lo horrendo,
de lo que no entra en canon posible de hermosura.
Una rata despreciable a erradicar, a extinguir,
te aseguro que acabaremos contigo.
Gracias por pensar todo lo que piensas, porque así
nos haces tener más rabia, y eso nos ayudará.
Te lo aseguro, querido amigo X, de amigos Y,
Algún día no se hablará más de ti, y nadie se acordará
de que por algún momento exististe. ¡Te lo aseguro!

De tu amigo: Z (30 años después y la lucha sigue viva más que nunca)

12 marzo, 2017

Jugando a simular Deportes con dados

Días atrás hemos pasado algunas tardes lluviosas, de esas en las que uno no sabe qué hacer y el aburrimiento acecha. En la actualidad, la solución para muchos es sencilla: abrimos el Plus o el Netflix y nos vemos el octavo capítulo de la sexta temporada de a saber qué serie en la que están mareando la perdiz hace tiempo para seguir ganando pasta; para otros también puede serlo: ponemos el BeIn Sports y nos vemos el Southampton-Plymouth en la cumbre de la liga inglesas; para otros será cuestión de encender la Play Station 4 o el PC de última generación; y definitivamente para otros muchos será darles la tablet a los niños y descansar tranquilamente viendo llover, pero... ¿y qué hacemos los pobres para entretenernos en estos casos?

Bien, muchos pueden leer y eso está perfectamente aceptado, ¿pero qué hay si queremos jugar? Pues tenemos muchos juegos de mesa, de cartas, etc... Pero... ¿y si la tarde es mala, no se puede salir y estamos solos? (o en compañía de alguien tan friki como nosotros que nos apoye..). Pues ¡juguemos al rol!

¿Qué hace falta para jugar al rol de la forma más sencilla posible? Pues un boli, un papel y un dado, y por supuesto mucha imaginación.



Otro día os hablaré de algunos juegos de mesa o cartas, pero hoy me centraré en los Juegos de Simulación, y concretamente en los que emulan competiciones deportivas, que de forma bastante sencilla nos harán pasar un buen rato.

Antes de nada, para saber de qué hablamos, os pondré un ejemplo fácil de entender:

-Vamos a simular con los dados un partido de fútbol entre el Atlético Sanluqueño y el Real Oviedo. Para ello hay que tirar los dados una vez para cada equipo a ver cuántos goles ha marcado (las puntuaciones son 1->1, 2->2, 3->0, 4->1, 5->(se tira otra vez y 1/2->0, 3/4->1, 5/6->2), 6->(se tira otra vez y 1/2->3, 3/4->4, 5/6->5). Aparte, como el Oviedo es de categoría superior, vamos a sumarle un gol como factor de corrección, aunque esto es muy arbitrario.

Tirada Atlético Sanluqueño: 1, Tirada Real Oviedo: 2.

Como sumamos uno al Oviedo, señores, el partido acabó: Atlético Sanluqueño 1-3 Real Oviedo


Supongo que más o menos se entiende, y de igual manera se haría con muchos otros deportes que ahora os detallaré:

Fútbol

Básicamente es lo comentado antes en el ejemplo. Uno muy interesante es un Mundial o Eurocopa, que son pocos partidos a simular. Normalmente podemos poner 3-4 cabezas de serie que al enfrentarse a cualquier otro tengan +1 gol y otros equipos "pobres" que tengan +1 gol en contra, así evitamos finales entre Hungría y Austria en las Eurocopas, que son posibles.

Además también podemos poner los goleadores, de la siguiente manera: nos cogemos el 11 inicial del equipo y los dividimos en defensas, medios y delanteros. Lanzamos: 1->gol de defensa, 2/3->gol del medio, 4-6->gol del delantero. Luego tiramos otra vez ya sólo entre los de una posición. Ahí ya asignamos nosotros según los jugadores. Por ejemplo para una delantera argentina con Messi,  Higuaín y Agüero pondríamos 2 resultados para cada uno, pero en Portugal con una delantera de 3 en la que esté Cristiano es más lógico poner que si sale de 4-6 sea gol suyo. En fin, así se puede incluso hacer una tabla de goleadores de la competición


Baloncesto

Similar al del fútbol, pero se complica un poco más la puntuación al ser más difícil establecer los puntos. Habría dos opciones:

Primero hacerlo como en el fútbol, tirando para cada equipo a ver qué puntuación final tiene, pero  así es difícil que los partidos sean igualados, entonces es más fácil tirar primero para ver quién gana y por qué diferencia y luego tirar ya para ver la puntuación de un equipo.

Ejemplo:  juegan el Perfumerías Avenida femenino y el Bourges francés. Primero tiramos los dados para ver quién gana y la diferencia, al ser equipos de similar nivel no habrá factores de corrección, aunque damos cierta ventaja al de casa  (las puntuaciones son 1->gana Perfumerías por 1 a 6 puntos, 2-> gana Perfumerías por 7 a 12 puntos, 3 -> gana Perfumerías por + 12 puntos, 4-> gana Bourges por 1 a 6 puntos, 5-> gana Bourges por 7 a 12 puntos, 6-> se tira otra vez, si sale 1/2/3 gana Bourges por +12 puntos y si sale 4/5/6 gana Perfumerías por 1 a 6 puntos). Luego se tira otra vez para ver exactamente cuánta diferencia. Y la tercera tirada es para ver los puntos que hizo Perfumerías (1->50, 2/3-> 60, 4/5->70, 6->80, incluyendo luego otra tirada para ver exactamente cuántos puntos, que se puede multiplicar por 2).

Tirada 1, ver quién gana: 5 (gana Bourges). Tirada 2, ver diferencia exacta: 2 (gana Bourges por 8 puntos). Tirada 3 para ver puntos Perfumerías: 6 (hace 80 o más). Tirada 4 para ver puntos finales Perfumerías: 5 (por tanto serían 90 puntos).

El resultado final es Perfumerías Avenida 90 - 98 Bourges


Balonmano, Hockey, etc...

Para el resto de deportes con enfrentamientos entre 2 equipos y porterías se haría de forma similar, planteamos unas puntuaciones con el dado y luego ya los enfrentamos. Incluso para el Rugby podría valer...

En el caso del Béisbol, Petanca, Curling, etc... yo preferiría ir haciendo los sucesivos turnos o innings de uno en uno, no dar el resultado final, así hay más emoción, casi al modo de los sets en tenis que ahora veremos.




Tenis

Aquí ya hablamos de partidos individuales y a sets. Una opción es que ambos tengan la misma posibilidad de ganar, pero por el tema de los cabezas de serie a mí me gusta que uno de los dos tenga ventaja. Así, vamos tirando directamente para la puntuación de cada set, donde el primer jugador es el mejor y el segundo el peor (siempre habrá dos tiradas, así que para cada número pongo las 3 posibilidades de la segunda tirada: 1-> 6-0/6-1/6-2, 2-> 6-3,6-4,7-5, 3->6-3,6-4,7-6, 4-> 4-6, 3-6, 5-7, 5-> 6-7, 2-6, 1-6, 6-> 0-6, 7-6, Retirada de alguno y se tira de nuevo).

Ejemplo de partido entre Feliciano López y Radek Stepanek al mejor de 3 sets.

Tirada 1 para el set 1: 1. Tirada 2 para el set 1: 4. Por tanto gana Feliciano por 6-1.
Tirada 1 para el set 2: 5. Tirada 2 para el set 2: 3. Por tanto gana Radek por 2-6.
Tirada 1 para el set 3: 5. Tirada 2 para el set 2: 3. Por tanto gana Radek por 2-6
Por tanto el resultado final es que Radek Stepanek gana a Feliciano López por 6-1, 2-6, 2-6.

En el caso de dos jugadores totalmente igualados, existe la posibilidad de tirar previamente a cada set para ver quién es el "bueno" y el "malo" sólo para el set en concreto.


Golf

Aquí sería ir tirando para cada hoyo y para cada jugador (Las puntuaciones serían: 1->+1, 2->+2, 3-> Par, 4->-1, 5-> Par, 6->-1/-2).

Esta vez el ejemplo se complica, pero vamos a poner un partidillo entre 4 figuras históricas a sólo 6 hoyos, se trata de Ian Woosnam, José Rivero, Jim Furyk y Nick Price.

Primero vamos a tirar 3 veces para cada uno en los 3 primeros hoyos, comentamos cómo va el partido y terminamos después.

Tiradas 1,2 y 3 para Woosnam: 3,4,2.  Por tanto en total +1
Tiradas 1,2 y 3 para Rivero: 2, 4, 4: Por tanto en total Par
Tiradas 1,2 y 3 para Furyk: 2,1,6 (y 2): Por tanto en total +2
Tiradas 1,2 y 3 para Price: 1,1,2: Por tanto en total +4

Tras la primera ronda, la clasificación tiene en cabeza a Rivero (Par) seguido a un golpe de Woosnam (+1) y a 2 golpes de Furyk (+2). En último lugar y desahuciado está Price (+4).  Como vemos, han salido resultados muy malos por culpa de que el 2 ha salido hasta 5 veces de 13 tiradas, así que aunque es más culpa de la estadística, decidimos ser más benevolentes, cambiando las puntuaciones por (1->+1, 2->+2/-1, 3->Par, 4-> -1, 5->Par, 6->-1/-2).

Tiradas 4,5 y 6 para Woosnam: 4, 2(y 2), 3: Por tanto suman +1, y en total +2.
Tiradas 4,5 y 6 para Rivero: 3, 2( y 1), 6 (y 4): Por tanto suman 0, y en total Par
Tiradas 4,5 y 6 para Furyk: 2(y 6), 2( y 4), 6 (y 4): Por tanto suman -4 y en total -2
Tiradas 4,5 y 6 para Price: 3, 3, 6 (y 1): Por tanto suman -1 y en total +3

Como vemos, Furyk es el ganador final con una gran segunda vuelta nada menos que con -4. Así gana con 2 golpes bajo par. Segundo es Pepe Rivero a 2 golpes del ganador, con el Par del campo. Woosnam es tercero con +2 y último es Price con +3, a 5 golpes del ganador.



Como vemos, en todos los casos la clave es ir retocando las puntuaciones que se pueden conseguir, hasta que más o menos estemos cómodos con ellas, y a partir de ahí aplicarlas a discrección. De hecho se nos pueden ocurrir muchos más deportes en los que aplicarlas, tantos como nuestra maltrecha imaginación nos dicte.

Y aquí finalizamos esta curiosa entrada (y friki donde las haya) sobre dados, simulaciones deportivas y en la que los Roles no tienen demasiado que ver, aunque ya digo que en cualquier momento podemos hacer una entrada explicando un poco el desempeño con roles. Así podremos pasar una entretenida tarde en la que quizá el Leganés, Pablo Carreño, el Morabanc Andorra o incluso inverosímilmente Sergio García puedan ser los campeones...

08 marzo, 2017

Mis mejores entradas (y 35)

--Post preferido del 851 al 875 (10-Oct-16 a 14-02-17)--

El primer día del resto de nuestras vidas

-Este post iba sobre... una reflexión sobre los momentos de cambio en general, la vida y cuando uno hace las maletas para no volver, cuando por fin nos rebelamos contra lo establecido, cuando alguien nos da un martillazo que necesitábamos y muchas más cosas...

-La motivación para escribirlo fue... el fin de año, esos días de balance.

-Tras los comentarios, mi opinión cambió en... no hubo.

-Me he decidido por él, porque... aunque en estos 25 artículos había varios de gran trabajo como el de las cervezas o el de los equipos deportivos de la historia, en este caso he querido remarcar una de esas reflexiones que de vez en cuando hago, una reflexión en este caso necesaria, como catarsis personal, brindándola a quien quiera para hacerla colectiva.

04 marzo, 2017

Mi tarro de las esencias

Saboreo cada minuto mientras una de mis últimas oportunidades pasa. Paladeo cada matiz que recuerdo desde hace tantos años, cada olor, cada tintineo, cada visión mil veces repetida que sé que cuando se vaya nunca volverá. El misterio de mis propios recuerdos, el misterio de un lugar, de un espectáculo de sensaciones, teatro que sólo yo puedo entender.

Mientras la lluvia impregna lo que somos, mientras somos espectadores de nuestro propio fin, mientras nos retiramos a un cómodo sillón a terminar la película, así mientras tanto seguimos existiendo. Y yo continúo saboreando mi propio capítulo como si fuera el último, sin saber si quedan aún dos, tres o cientos, pero a sabiendas de que aun así lloraré cuando todo acabe pese a haberlo saboreado tanto y tan bien, tan consciente de su propia fragilidad.

Debería atesorarlo, guardarlo en mi memoria, pero la memoria es sabia y no necesita de esfuerzos, lo que verdaderamente merece la pena, lo que somos, eso nunca se olvida, y todo esto formará parte de nosotros para siempre, queramos o no, es nuestro bagaje.



Saboreemos el último año en la escuela, junto a compañeros que lo dejarán, junto a otros con los que no volveremos a coincidir. Saboreemos el último día de trabajo en prácticas en un lugar maravilloso o inesperado que no volveremos a pisar. Saboreemos esa última conversación con el abuelo, quizá no tan intensa como las de antaño, pero quizá sólo por ser la última, por tener ese significado simbólico. Saboreemos ese último tango en París. Saboreemos el último partido del Dream Team en directo, mientras todo se desmorona y una generación se retira para siempre. Saboreemos nuestra última procesión de Semana Santa, cuando el tiempo ha hecho que ya nada sea lo mismo y el año que viene sea imposible salir. Saboreemos el último plato de nuestras madres, cuando quizá ya ni siquiera sepa como antaño, como el verdadero sabor irremplazable que quedó para siempre en la primera posición de nuestro 'top chef'. Saboreémonos viendo la última figurita en pie de la colección, que mañana también caerá rompiéndose en añicos para siempre, porque siempre puede ser la última vez. Saboreemos el viejo árbol junto al que siempre crecimos, que sucumbe a la enésima infección. Saboreemos incluso el Sol, porque mañana no sabemos si el planeta seguirá girando y el hemisferio contrario queda lejos. Saboreemos el camino, porque quizá el destino no sea tan maravilloso como el propio viaje. Saboreemos el sabor de nuestra propia alma, de lo mejor que tengamos dentro, porque quizá el tiempo nos haga cambiar. Saboreemos la lluvia mientras cae, porque luego puede ser barro del que huir. Saboreemos ese último capítulo de la serie eterna. Saboreemos el último disco del viejo grupo rockero, el último concierto, la última entrevista antes del fin. Saboreemos como la primera vez, saboreemos el primer beso, el primer amor, la primera croqueta, el primer descenso en esquíes, el primer nado en el mar, el primer crucero, el primer paseo en globo, porque podría no haber más, pero por qué no por ser simplemente los primeros.

Así van pasando las oportunidades, chicos, una conversación es una oportunidad, como lo es una lectura, un paisaje, incluso un animal ladrando insoportablemente que ni siquiera querremos saborear, humanos somos.

Mientras escribo se suceden ruidos insoportables, cómo no, pero esos no nos llenan, los olvidamos fácilmente, no como el canto del ruiseñor o la paloma, no como las caricias, no como los sabores de antaño que antes comentaba, todo eso se graba para siempre y sobrevive incluso a la demencia, porque todo eso somos nosotros.

Así, mientras saboreamos, nos burlamos de los que no son capaces de hacerlo, no por falta de aptitud, sino por falta de actitud, por haber perdido ese poder que sólo recuperarán en momentos concretos vitales, por haber perdido su interior, y nos vanagloriamos de tener ese inmenso poder, el poder de evocarnos a nosotros mismos, de indagar en nuestro yo más interno y sacar toda la sustancia. Luego ya habrá quien sea capaz de mojar su pluma en todo ese jugo y crear una maravillosa composición, quizá de mojar su pincel pintando un corazón, de mojar sus largos dedos en las teclas o cuerdas de algún instrumento, de mojar sus manos en la arcilla o quién sabe dónde, esos ya a estas alturas de la película, amigos míos, esos ya son privilegiados elevados al cubo, y no, no querremos optar a tanto.



Una vez que hayáis sacado todo eso y lo tengáis en un tarro, simplemente destapadlo, es el tarro de vuestras propias esencias, para que todas las mañanas de vuestra vida podáis oleros a vosotros mismos, a vuestra propia esencia como seres animados que de verdad existieron, a vuestro propio yo que se niega a vivir alienado, lejos de sus raíces, a vuestro yo que se niega a ser un robot, al niño-adolescente-maduro-anciano que lleváis dentro, que nunca cambiará.

Y así, mientras sigo guardando en mi tarro todo esto, lo escribo en cuatro notas quejicosas, en cuatro letras juntas que no tienen valor más allá de estas cuatro paredes, más allá de este tarro cilíndrico, más allá de mis propios sentidos, pero sí para mí.  Y ahora, tranquilamente, echo un olfato a mi tarro y lo vuelvo a cerrar herméticamente, hasta mañana...