24 junio, 2017

Elige es con ge, incluso cuando vas volando

El de hoy lo recogimos en Almuñécar, en un Voy Volando que hace unas pizzas alucinantes y cuyos dueños son muy amables, la verdad (no está reñido el coleccionar un 'elige' con alabar a la empresa).  Fue el día de la duodécima Copa de Europa del Madrid, mientras un golpe de locos pasaba pitando, celebrando como locos sin sentido algo que les es tan lejano, sin acordarse tampoco de los méritos contraídos y la suerte arbitral ante el Bayern (aprovecho, alguien tenía que decirlo)...

En fin, para muestra el botón:




Y como siempre, volando voy, volando vengo, pero por el camino elige, siempre con ge.

21 junio, 2017

¡He vuelto! (2)

Como ya hice años atrás, nuevamente objetivo cumplido: 20 días sin mirar la bitácora ni las estadísticas (bueno, eso hace años que no lo hago). Esta vez ha sido más fácil, pues casi que me ha venido de perlas, porque no tengo tiempo literalmente para postear, así que el lujo que me daba de tomar minutos, a veces segundos para hacerlo, esta vez me ha servido para tener algo menos de estrés.

¿Mono?, para nada, y lo cierto es que sí que me he acordado de que la tenía, y posiblemente hubiera publicado también un par de posts (me servirán las ideas para ir avanzando durante el verano, que ha llegado justo hoy, aunque llevaba semanas con su insoportable calor).

En fin, he sido breve, que si breve, 2 veces bueno. Un poco de trampa esta vez, pero objetivo cumplido, y a retomar, ¡¡que son dos días!!

01 junio, 2017

20 días sin entrar a la bitácora (y 2, 10 años después)

Tener ya más de una década online me permite estas pequeñas licencias, como la de revisar qué escribí o qué hice ya hace 10 años. Fue por junio de 2007, época en la que éramos otras personas, muy diferentes pero en esencia las mismas, cuando planteé la idea de realizar un curioso experimento para demostrar que podría vivir sin el blog, para ver si era adicto o no...

Sí, adicciones no son comer, ducharse o dormir como planteaba por entonces, y sí podrían serlo mirar las noticias en internet, revisar el correo electrónico, usar el móvil (vale, las 3 en una con nuestro smartphone obviamente), y para los obsesionados con sus bitácoras, por supuesto: mirar o actualizar tu bitácora.

Así, durante los primeros 20 días de junio no volví a entrar a la bitácora, ni a mirar las estadísticas, ni a comentar, ni mucho menos...

Hace 10 años que hice el experimento, y aunque es seguro que esta vez me costará menos (por aquella época estaba en la cresta de la ola, tanto el movimiento bitacoril como el grupo de bitácoras en el que me movía, como mi creatividad para soltar muchas cosas que ya quedaron soltadas en botellas al mar), a partir de ahora queda de nuevo planteado el reto... Quién sabe si dentro de 10 años repetiremos.

Lo dicho, a todos como os decía entonces: ¡Volveré, besitos! :P (ya, ya sé que está mal sacarle la lengua a la gente, :P, ¡ooh, lo he vuelto a hacer!)