29 diciembre, 2016

El primer día del resto de nuestras vidas

Voy recogiendo, voy cerrando mis libros, abiertos en viejos episodios señalados con delicados marcapáginas de diseño, voy rehaciendo el hato, guardando los bártulos que me acompañaron en tantas batallas ganadas, en guerras perdidas, en escaramuzas impresionantes, en simples misiones fallidas de reconocimiento y en hazañas inolvidables. Al fondo un anciano me mira mientras deshoja una margarita titubeante, de esas que hasta el final no saben si decirte que sí o que no, porque hasta el último momento leen tu corazón esperando a su último halo de vida para decidirse.

Una vez termino, echo una melancólica vista atrás, anhelando cuando llegué, buscando en mis recuerdos ese momento, un olor, un sonido, y sólo encuentro una vieja fotografía paliducha y con solera, con esa pátina que los años siempre impregnan en nuestros recuerdos. Ya no me reconozco en ellos, y ni siquiera reconozco a nadie. El anciano me observa derrotado, la margarita hace minutos que dictó sentencia, dos letras que bien colocadas pueden ser puñaladas. Un sí o un no, que matan, un 'is' o un 'on', que no significan nada, de ahí la importancia del orden en nuestras vidas, que un simple cambio de genes, de cromosomas, hubiera hecho otras, que hubiera hecho de nosotros seres irreconocibles extraterrestres.



Salgo y cierro cuidadosamente, cierro una cancela y con ella un capítulo de mi vida, un episodio intermedio de una novela aún sin terminar, pero que se va escribiendo inexorablemente. Un viejo gato me mira y se ríe a carcajada limpia, cruza despreocupado y es atropellado por un ciclista. Milagrosamente el gato salva la vida, quizá una de las últimas ya, porque ellos saben que pueden ir gastándolas sin temor hasta la quinta, pero que luego las dos finales deben disfrutarlas como si fueran la última, sin saber ellos mismos, por su falta de rigor matemático que la séptima realmente sí lo es. El ciclista prosigue su camino, conduciendo su coche de alta gama, un simple gato piensa, que le habrá manchado un poco la carrocería, y me extiende un brazo acabado en un puño con ese pulgar hacia arriba cual emperador romano. Qué querrá decir...

Como me invade la tristeza y soy humano, vuelvo atrás la vista hacia esa vieja y destartalada casa, carne de demolición, y me derrumbo, y un qué le pasa joven me ataca por la espalda. Nada, digo, es la vida la que me ha atropellado como a ese gato, es la vida la que me pasa, por encima. A todos nos pasa la vida, el truco está en pasar nosotros primero, me dice... y para mí pienso que está loco, y que todos los viejos siempre quieren tener la frase perfecta, el aforismo ideal para cada momento, que debería publicarlo la Muy Interesante en su lista de frases célebres... Seguro que la ha copiado, los abuelos tienen mucho tiempo libre, pienso, y esbozo una pequeña onomatopeya indescifrable, y le digo un "ciao" que seguramente ni habrá entendido, pensando yo que un viejo no puede haber sido un filólogo itálico de joven, quién sabe. Porque los jóvenes siempre pensamos que un viejo no es más que eso, un final, pero equivocados estamos en grado sumo...

Ando por la calle como perro sin cabeza, o como un pollo sin ella, que todos seguramente tendrán una pinta similar, sin ojos para ver, ni lengua, ni voz, ni oído, deambulando cuerpos con patas, sin saber a dónde van, sin saber siquiera que existen, porque sin cerebro no sabes que eres nada, preguntadle a Sócrates, el típico filósofo que siempre pide cartas nuevas en el póker, chiste malo donde los haya. No, no puedo más, no doy para más, pues como ellos voy sin cabeza, pues me martillea constantemente el pasado, lo que pudo ser, y me aprieta los tornillos como a un vulgar monstruo de Frankestein. Pido un taxi, y lo recibo enseguida... no sé a dónde voy, ni de dónde vengo. Calle Amargura, 23, por favor, son 10 euros, ha llegado usted, ¿cómo puede ser? Pues será, en la puerta estamos... Sin arrancar siquiera el taxi me ha desplumado, caminando, caminando como pollo descabezado he llegado a mi nuevo barrio.

La puerta de la calle es fría, impersonal, las escaleras tristes, el ascensor lúgubre, la puerta de mi hogar desvencijada, mis nuevos sillones son de otro, la cocina parece de otro, mi habitación es de otro, todos realmente recién comprados, pero son de otro, otras vidas podrían vivir aquí sin problema, y todos ellos les servirían igual, pues son simples esbirros, maquiavélicos mercenarios que un buen día te hacen creer que les tienes aprecio, y que te aferrarías a ellos como si fuera lo último que fueras a hacer... sí, no podemos tener tanto apego a las cosas, y lo digo yo mientras cambio de domicilio llorando por la pérdida del anterior, mientras uno nuevo e impecable me recibe con los ojos abiertos, mientras miro a mi alrededor y no reconozco nada, no me reconozco a mí mismo, mientras en el lugar más nuevo y más acogedor de la Tierra todo se desmorona a mi alrededor.

Tocan la puerta, quién será... Hola, soy la Mirinda, la vecina de al lado, 96 años me contemplan, lista fui, ahora el Alzheimer comienza a hacer sus estragos, fui rápida, ahora me muevo con un andador, fui alta, ahora apenas levanto un palmo, fui guapa, ahora... ahora salta a la vista de quien pueda ver, porque a mí me queda lo justo... Hola Mirinda, yo soy el escritor que te da vida en mis pensamientos. ¿Qué? Ah, perdona hijo, es que de oído me queda lo justo, pero olfato sí que tengo, aunque también el justo, pues antaño fui probadora de perfumes, catadora de vino y rosas, y ahora no sé diferenciar el olor del tabaco de uno de esos canutos de hachís, moderna ella y conocedora de los tipos de droga más usados. Aquí me tienes para lo que necesites, aunque sólo sea para darte cuenta de que con 42 años tienes toda la vida por delante...



La vieja se vuelve a su piso, tercero C, una puerta novísima para una inquilina decrépita y casi centenaria que con su llegada me ha revuelto las entrañas y amenaza con tambalear mi propia depresión con su sinceridad cruda y epifánica. A mi alrededor todo es tan sincero como debiera verlo, pero no veo más que hipocresía... todo el piso es igual, pero... ¿y si la vieja tiene razón? ¿Y sí sólo es cuestión de comenzar de nuevo, de retomar mi vida justo donde ahora mismo estoy, no donde la dejé... ¿Y si realmente me quedara toda la vida por delante? ¿Y si no fuera un simple chocheo de una exdirectiva de una famosa empresa francesa que pasa sus últimos años en un precioso apartamento del centro?

Me dirijo al baño bastante traumatizado, traspuesto por la visita que me ha removido algo por dentro, meo fijándome en el chorro como si fuera una obra de arte, y pienso en los que apenas pueden hacerlo por sus abombadas próstatas, y sonrío feliz mientras me guardo en los pantalones aquello que no me dejarían mentar en la novela muchos editores, no sin antes sacudir las últimas gotas. Me miro al espejo y siento que soy yo de nuevo, y me sorprendo y vuelvo a mirarme, fijándome en cada arruga de la cara, en cada cana, en cada signo de la edad, y me río a carcajada, y me acuerdo del gato que vivía sus dos últimas vidas... ¿Y si hasta ahora he quemado yo también más de la mitad? ¿Y si esta fuera incluso la última? Qué no daría yo ahora por un contador de vidas...

De pronto un martillo me golpea la cabeza, tan fuerte que me deja aturdido durante un segundo, ¿es una embolia?, ¿quizá un derrame? No, es mi consciencia que se ha rebelado contra el orden establecido, es mi yo que está ansioso por salir, que ya ha entendido la situación, que sabe exactamente las vidas que me quedan, y me empuja a la calle. Ahora simplemente haz estas 5 cosas, vuelve a tu nuevo piso, acuéstate y mañana por la mañana continúa con tu vida, y sé profundamente feliz, así de claro...  Y así las hice: primero llamé a mi madre para decirle lo contento que estaba con el cambio, luego me fui a un parque en el que hubiera niños y estuve 10 minutos sentado con la mirada perdida, después busqué un lugar donde ver la puesta de sol y la disfruté, luego me tomé una copa de mi antaño adorado vermut, y después escribí estas líneas, justo hasta el final... Luego me acosté y no soñé con nada, que es lo que solemos hacer siempre aunque en las películas parezca lo contrario...

Simplemente, básicamente, mañana será otro día, para mí y para todos vosotros, porque mañana todos nacemos de nuevo y tenemos derecho a disfrutarlo, tenemos derecho a vivir, porque mañana es el primer día del resto de nuestras vidas.

25 diciembre, 2016

Primero fue Halloween, ahora Santa Claus

Seré breve, que estamos en Navidad, será mi regalo...

Ayer veía con estupor una noticia en el telediario de Canal Sur, una de esas noticias que te hacen denostar el sentimiento navideño, que te hacen perder la esperanza en nuestra civilización, que te hacen ver que incluso en medios de comunicación que se los dan de tradicionales, de ser de toda la vida, de ser muy nuestros, no son capaces ni de mantener nuestras tradiciones, simplemente dejándose llevar por la tontería o moda anglosajona de turno.

La noticia era clara "Cientos de niños van a llevar su carta a Santa Claus". ¿Santa qué?  Sí, en una ciudad andaluza un stand lo ponía claro "Cabaña de Santa Claus". ¿Santa qué? Sí, hombre, abuelo tradicional que no es capaz de cambiar la tradición de toda la vida, inmóvil y reaccionario... Santa Claus, el tío de la barba blanca, las gafas y el traje del Atlético de Madrid...  Fácil es reconocerlo, y fácil es preguntarle a un niño quién es ese señor, las respuestas no tiene desperdicio:

-"Hace 1 mes que le mandé la carta a Santa Claus, espero que me traiga muchos regalos"-
-"Pues hemos venío a ver a Santa Claus"
-"Esta noche viene Santa Claus"

Mmm...  ¿alguna noticia sobre Massachusets quizá? (venga a corregirme quien quiera, pero sólo aceptaré la corrección si saben deletrear correctamente la ciudad donde aparece la marmota Phil el 2 de febrero). ¿Quizá un telediario de Wisconsin? ¿Puede que niños en Ohio o Dakota del Sur?

No, es Andalucía, y los niños de esa ciudad vienen como toda la vida se ha hecho a ver a Santa Claus...  ¿Papa Noel? Bah, chapuceras tradiciones españolas, ahora lo que mola es Santa Claus, que es totalmente diferente, que ya es un personaje laico que no tiene nada que ver con la tradición... ah, espera, si Papa Noel no... bah, da igual... sobran las palabras.

Son los mismos padres que pierden la cabeza con Halloween y el día de acción de gracias, son los mismos monitores de tiempo libre y actividades que seguramente no tienen ni idea de quién es Papa Noel y quien Santa Claus, y que sólo entienden de modas que los niños adoptan como papagayos, como los niños siempre hacemos... La culpa no es de ellos, ilusionados con el día, la culpa es de la tontería anglosajona que poco a poco nos está llenando la cabeza de pájaros.



Esta vez no me podéis decir que Halloween es una fiesta pagana y que era previa al Día de Todos Los Santos, o que no es malo adoptar fiestas nuevas (que no lo es), pero... ¿y ponerle a una fiesta que ya tenemos el nombre de otra extranjera? ¿Y cambiar el nombre de un personaje que tenemos hace siglos por el de uno que es copia del nuestro, para al final acabar adorando a la copia como si fuera algo mejor? ¿Quizá la Coca-cola se ha salido con la suya definitivamente?

En fin, propongo que llamen a los Reyes Magos: "los tipos del camello".  En unos años el 6 de enero los niños dirán: "Esta noche vienen los tipos del camello", "le he escrito una carta a los tipos del camello", y así, todos tan campantes y tan alienados, tan lejos de nuestra propia tradición, viendo películas clónicas de Antena 3, pelis de nieve, abetos y Santas...  mientras nos convertimos en nuestra propia caricatura globalizada, eso sí, plagados de regalos pagados con dinero que no tenemos, en árboles que jamás habíamos tenido en nuestra tierra, traídos por un tipo de Laponia que tampoco tiene nada que ver con nosotros.  ¡¡Que viva el Olentzero!!, si al final cual vascos tendremos que rebelarnos contra todo esto, porque nos van comiendo el terreno, nos comen...

Actualización 31-12-2016: Como está claro que la tontería se extiende más rápidamente que los virus letales, que cualquier tonto hace relojes, que cuando un tonto pilla una vereda se acaba antes la vereda que el tonto, y que todos somos incapaces de evitar dejarnos llevar por las modas, el diario Público publica hoy esta noticia en la repite machaconamente "Santa Claus", pese a estar traduciendo de una noticia originalmente en italiano el nombre "Babbo Natale", que literalmente es "Papá Navidad", pudiéndolo traducir perfectamente por "Papá Noel", pero no... mejor el diario Público lo traduce por "Santa Claus" demostrando una nueva dosis de desconocimiento de nuestras propias tradiciones, usos y costumbres, que en gente en principio entendida en comunicación o en uso del lenguaje demuestra unas carencias que asustan...

Es para insistir, no sé lo que pasa, pero es un gran momento para reflexionar todos y si acaso pedir a Estados Unidos la anexión unilateral de España... tiempo al tiempo, Cataluña y País Vasco podrían quedarse como están (ellos sí defienden sus tradiciones como es debido).

21 diciembre, 2016

La soledad del escritor ante la caja de texto en blanco

Hoy me enfrento a la soledad de la caja de texto en blanco, del título vacío sólo con la sugerencia "Título de la entrada", hoy combato frente al icono de la negrita y la cursiva, al enlace y la imagen, a la tipografía, colores e incluso el bendito "deshacer", todos me rodean, me aprietan, me enclaustran, se acercan y acercan encerrándome en mi propio vacío mental mientras mis pusilánimes ideas no se atreven a fluir.

Hoy me he encarado con lo que antaño era papel para viejos escritores del veinte o el diecinueve, quizá piedra para los de hace veinte o diecinueve, siglos claro...  Me acompañan la inspiración, el calor de una joven estufa aún en garantía y la música de mis paisanos supersubmarinos que aún se recuperan de uno de esos accidentes que te envían para siempre al vacío de las ideas, pero no al que tenía hace un momento, sino al vacío letal de la nada...




Voy haciéndole una emboscada a las letras, atacando por la retaguardia de indescifrables códigos HTML que tergiversan todo, encriptando mi entendimiento y el de cualquiera que ose a entrometerse en su Babel de estándares, actualizaciones y versiones beta. Mientras saco la daga, embisto a caballo o emprendo arrebato de infantería, veo que las opciones de configuración de retraen, se asustan, que los botones de guardar y publicar dejan de estar tan ufanos, que empiezo a domarlos, que me responden y casi se postran ante mí honrándome; y mientras escribo esto, casualidad que Supersubmarina canta "yo me creo el rey del mundo", así me creo ante ellos, y sólo un error de software o hardware podría ahora pararme, o quizá un error eléctrico o un fallo cardiaco, quién sabe, pero no, "pasaré a la acción, por ahora no", como dice la canción que persigue mis tecleos, que me evoca cosas que plasmo sin saber que son esas notas las que hacen fluir mis pensamientos en pos de rellenar, 3 líneas que me quedan, aunque sé que sólo son un espejismo, pues luego el scroll me dejará bajar, y bajar, y bajar...

Sigo en otro párrafo, caja de texto que domino de principio a fin, a la que le quedan milímetros para claudicar, combate perdido definitivamente, rey rozando el jaque mate, dama comida, princesa a punto de ser engullida por un dragón amenazante con fuego inapagable.



Sí, la soledad de ese papel en blanco es terrible, mientras aún no sabes el título escribes y escribes como pollo sin cabeza, y no sabes si el resultado será aceptable, si será publicable, si será el Nobel o el Planeta, si el Pulitzer o la Palma de Oro, pero te esprimes y toda tu inspiración esgrimes en pos de la victoria final, pues ahora sí puedo decirlo, por hoy, una vez más vencí a esa hoja en blanco.

Ahora ya me liberé, rompí mis cadenas, mis grilletes y cepos mentales, ahora fluyo cual líquido nada denso, cual gas, ahora puedo imaginar mundos, ahora puedo llenar folios y folios, kilos y megas, ahora puedo llenarlo todo de letras, llenar la vida de ideas, mensajes, palabras en sí mismas, de neuronas que van y vienen por zonas cerebrales inhóspitas, llevando mensajes que ni leen, secretos que saben que han de guardar hasta que su verdadero receptor los lea, los interprete y los convierta en un universo de matices, tonos, colores, sabores, en un universo sólo perceptible al 100% por una mente abierta, sin nada de alienación, por una mente limpia cual niño, cual anciano que sabe que hoy puede ser el último, perceptible por quien tiene ese don, por quien tiene el don de saber escapar de la rutina por un momento, por quien tiene el don y las herramientas, sean la música, sea un maravilloso paisaje, un paseo, una comida, un cuadro, un libro que de por sí universos contiene, un recuerdo, una meditación de parque, un ejercicio gimnástico, quién lo sabe, cada uno tenemos nuestro momento nirvana, ese momento en el que estamos solos en el universo, donde como dicen los supersubmarinos, "ahora no tenemos miedo", porque ahora no somos nada, somos simple aire que fluye en contacto con el vacío, la nada, en contacto con la propia experiencia vital, totalmente despojados de cualquier cliché, de cualquier estructura mental preaprendida, porque ahora soy yo y estoy solo, no escribo para mí, no escribo para nadie, escribo porque ya no soy yo el que escribe, porque es el propio universo el que se encuentran estas palabras, en el que ya se encontraban incluso antes de yo existir...

---o---

Y como la música acabó, ahora vuelvo en mí y soy consciente de mi alrededor de nuevo, de altavoces y pantalla de ordenador, de la estufa que me siguió impertérrita calentando, pese a saber todos ellos, lápiz, bolígrafo, ratón que no he tocado en todo este rato, armario y cortinas que yo ya no estaba allí, pese a que veían que las letras seguían escribiéndose solas... todos ellos sorprendidos y aterrados por el efecto poltergeist, por un universo que seguía escribiendo su propia historia inexorable, por un universo que escribía a través de mí, convertido en ectoplasma humano, en instrumento de algo tan grande que no podemos entender, en instrumento divino podría decir... así, así he recobrado mi consciencia en este mismo momento, y ni siquiera puedo leer lo que escribí antes, porque no era yo, porque desapareció ya, porque no era de este mundo, porque era incomprensible para nuestras torpes mentes, así veo que mi último párrafo acababa diciendo que vencí a la hoja en blanco. Así, satisfecho me hallo, y así me despido, hasta la próxima vez que cometa la desfachatez, el enorme error de abrir esta caja de texto en blanco...

15 diciembre, 2016

La cerveza española, toda una ciencia, para dummies

¡Ponme una caña!... o un quinto, o un zurito, o una birra, o un corto, o incluso un botijo, y miles de formas más...

Hace años que funcionábamos así, casi daba igual, quizá de barril, quizá de botellín, pero básicamente lo que pedíamos era una cerveza sin importar la marca, una fresquita que saciara nuestra sed (a veces hasta con tapa).

Pero creedme, ahora eso ha cambiado mucho, y casi hay que ser un 'lisensiado' para saber qué pedir, entre tantos tipos, entre tantos sabores y colores... Quizá conviene hacer un pequeño repasito, sencillo, nada enciclopédico o profundo, pero al menos para tener una visión general algo más "para dummies", centrándonos por supuesto en las cervezas más cercanas a nosotros, que ya sé que aquí hay miles de expertos en lúpulo japonés o birmano que difícilmente vamos a probar muchos de nosotros.

Podemos hacer varias clasificaciones de las cervezas (prometo ir mejorándolas poco a poco, pero por algo hay que empezar):

1- Cervezas según su calidad

Aunque esta clasificación es calcada en cuanto a tipos a la que haré en el punto 6, aquí simplemente establecemos 3 niveles fáciles de recordar para los 'dummies', que nos hablan de cuánto de buena es una cerveza, y que suelen coincidir también con sus precios, al menos de las cervezas más habituales:

-Cerveza normal: Sería la rubia de toda la vida, de alrededor de 4º-5º de alcohol, y de baja fermentación. Suelen llamarse 'lager', y son ligeras y de color claro. Son las clásicas que hemos bebido toda la vida antes de que surgieran todas las demás "moderneces". Por ejemplo: la Cruzcampo, la San Miguel, la Mahou clásica, Dorada, Estrella Levante, Alhambra, Sureña, Keler, Estrella Damm, Turia...

Como curiosidad, hemos de decir que la Steinburg del Mercadona es mucho más barata que estas y suele dar muy buenas notas en las catas (es una marca blanca hecha por Damm). En general no hay consenso respecto a cuál es la mejor, lógicamente si preguntamos en un lugar concreto, la mejor es la de allí, de ahí que por ejemplo en Sevilla la Cruzcampo sea lo más, y en otros lados ni siquiera la consideren cerveza (literalmente, de hecho algunos crearían un nivel previo "Cerveza mala" para ella).

En el extranjero, por ejemplo la Beck's alemana, la Heineken holandesa, la Coronita (ahora Corona) mexicana, la Fosters australiana, la Carlsberg danesa, la Birra Moretti italiana, la Sagres portuguesa o la Budweiser norteamericana lo son.


 -Cerveza especial: Va un punto más allá y la mayoría de marcas tienen su versión especial, que en general están más ricas que las del nivel anterior. Su graduación también es un poco superior a las anteriores, aunque sin llegar a los 6º normalmente. Aquí también podríamos incluir las cervezas de fermentación alta (o tipo 'Ale', como muchas de las extranjeras, cervezas de abadía, cervezas de trigo, etc...). Son más oscuras que las anteriores y en muchos casos más espesas.

En el mercado español encontramos la Alhambra Especial, la Mahou 5 estrellas, la Cruzial, la Ámbar Especial, Cruzcampo de Navidad, la Estrella Galicia Especial, la Amstel Oro, la Damm de Navidad o la San Miguel 1516 (aunque esta podría entrar con las normales, por su baja graduación). Si preguntamos al gran público, la mejor sería la Estrella Galicia Especial.

En este nivel mantendremos también otras como la Estrella Galicia 1906 o la Keler 18, aunque estarían ya un poco a caballo entre este y el superior.



-Cerveza Extra-premium: Van otro punto más allá, algunas superando los 7º incluso. Son cervezas de gran calidad, y muchas de las marcas han aprovechado para entrar con fuerza en este mercado, recientemente con gran auge. Son de fermentación más alta, y muchas también tienen doble o incluso triple malta de cebada (lo que sube la graduación de alcohol).

Se les suele intentar transmitir eslóganes que evoquen calidad (maestros cerveceros, abadías, oro, legado, reserva, extra, premium, etc...), aunque estos inventos no son exclusivos de las mejores cervezas, ya que por ejemplo la Carlsberg normal usa el apodo "Premium" como si nada. Tienen un sabor mucho más complejo, con distintos matices, aromas, sabores varios, y mucho más cuerpo que las anteriores. Dependiendo de eso y del alcohol podemos encontrar muchas diferencias de gusto según el paladar, así que no es fácil decir cuál tiene más calidad.

Tenemos por ejemplo la Alhambra 1925, la Mezquita, la San Miguel Selecta, la Ámbar Export, el Legado de Yuste, Moritz, la Red Vintage y la 1906 Reserva Especial de Estrella Galicia o la Voll Damm. Depende mucho del postureo (es fácil encontrar gente que pruebe la que pruebe siempre diga "mediocre", no confieis en ellos, sólo es puro clasismo), una de las más potentes es la Mahou Maestra, muy en ascenso, aunque la Red Vintage tiene muchos adeptos. Para mi gusto, la Mezquita es la gran infravalorada y desconocida.



2- Cervezas según su color

-Cerveza rubia: Es la de toda la vida, por ejemplo algunas marcas tradicionales ya absorbidas por grupos extranjeros son la Álcazar, El Águila, la Estrella, Turia o Victoria. Aquí por supuesto entrarían casi todas las "normales" y "especiales" que hemos comentado antes, incluso alguna Extra como la "milno" de Alhambra...

Aunque deberían ser otro grupo, para no complicar, metería aquí a las llamadas "cervezas blancas", más comunes en el extranjero, aunque podemos encontrar muchas en los hipermercados, por ejemplo la belga Hoegaarden, hecha con trigo.

-Cerveza negra: La más famosa es la Guinness (Irlanda), aunque la mayoría de marcas en España tienen alguna versión en 'negro', como la Ámbar Negra, la Mahou Negra o la Black Coupage de Estrella Galicia.



-Cerveza roja: Poco común aquí. Quizá la más famosa en España es la Red Vintage de Estrella Galicia, aunque por ejemplo hace unas semanas que Alhambra ha lanzado su versión roja, para intentar competir en este mercado con otras especiales-extra que irán surgiendo seguro. En el extranjero, la Kilkenny o la Murphy Red son bastante conocidas.


-Cerveza tostada: Algo más oscuras que las rubias, suelen corresponder a cervezas de mayor calidad. Aquí entrarían muchas Extra-premium, como la Mezquita, la Mahou Maestra, San Miguel Selecta, etc...



3- Cervezas que no podría llamar cerveza

Aquí hablaríamos de todo lo que iría más allá de la cerveza, de los derivados que han ido creándose para la gente a la que no le gusta o no puede tomarla.

-Cerveza con limón: La más conocida es la Shandy de Cruzcampo, pero de toda la vida ha existido la "clara con limón", que aún muchos bares dicen que pueden hacerte en un momento ya que no tienen Shandy.  Tiene la ventaja de poseer menos graduación alcohólica (normalmente la tercera o cuarta parte de una cerveza normal). También la Mixta o la Free Damm limón son bastante conocidas. Como curiosidad, la Green Bock portuguesa está bastante extendida por Galicia.



-Cerveza sin alcohol: Todas las marcas la tienen, por ejemplo. Como curiosidad, suelen tener entre 0,5º y 1º de alcohol. Por ejemplo la Mahou Sin o la Ambar Sin.

-Cerveza 0.0% alcohol: Yendo más allá en el tema del no al alcohol, no tienen ni una gota... Por ejemplo la San Miguel 0.0% ó la Buckler 0.0%

-Cerveza light: Al final son trucos comerciales, buscando que la gente que está a dieta siga bebiendo cerveza. Suelen tener la mitad de alcohol que las normales (2,5º). Por ejemplo la Cruzcampo Light.

-Cerveza sin gluten: Apta para los celíacos. Se produce realizando un tratamiento a los granos de cebada que elimina el gluten que no pueden tomar estas personas. Por ejemplo la cerveza Daura, de Damm lo es. En este artículo podéis ampliar información sobre las cervezas sin gluten.


-Cerveza con sabores: Son mucho más comunes en el extranjero, aunque en España ya se han hecho varios intentos que aún no han fructificado, rizando el rizo más allá del limón, tenemos por ejemplo la San Miguel 0.0% Manzana o la San Miguel Naramango.  Este año ha salido también la Mixta Revolution (del grupo Mahou), con Ron, menta y guaraná, que está rica. De las extranjeras podemos citar la Schoferhoffer, de pomelo, que está bastante rica.


4- Cervezas por tipo de cereal usado

La cerveza por defecto lleva cebada, pero hay muchas otras que tienen mezclas con otros granos. Aquí convendría introducir el concepto de malta, que explican muy bien en esta página, y que sería el resultado de extraer los azúcares del cereal de cebada (maltear).

-Cerveza exclusivamente de cebada: Es la que sólo está hecha con cebada. Como eslogan suelen poner "100% malta", como hace la Amstel.

-Cerveza con doble o triple cantidad de malta: Hecha con cebada, pero con más cantidad de malta. Suelen llamarla "Doble malta". Este proceso da lugar a cervezas de mucha más graduación. Las Extra suelen ser de este tipo. Como curiosidad, alguna incluso habla de "doble lúpulo", como la Maestra de Mahou.


-Cerveza de trigo: Mucho más tomadas en el extranjero, sobre todo las que allí llaman "de abadía". Un intento de hacer una cerveza de abadía en España es El legado de Yuste, con opiniones encontradas. Una de las más conocidas en nuestro país es la Paulaner alemana. Son más suaves y turbias que las de sólo cebada. Otras famosas cervezas de abadía son la Grimbergen o la Chimay belgas.

-Cerveza con otros granos: Poco conocidas por el gran público español, encontramos añadidos de maíz, avena, arroz, mijo...


5- Cervezas según su fermentación


-Fermentación baja (de 8 a 15º): Son las más habituales, las tipo Lager .También se las llama tipo Pilsen, por ser el nombre de una ciudad checa donde se produce este tipo de cerveza.

-Fermentación alta (más altas, rondando los 20º): Son las llamadas tipo Ale. Suelen tener mayor graduación y un sabor con más matices.

Aquí también podríamos incluir las de fermentación espontánea, que fermentan mediante cepas de levadura.


6- Cervezas según extracto seco primitivo (E.S.P)

Se refiere a cuánto queda si le quitas todo el agua al líquido antes de la fermentación. Es una clasificación usada en España, que casi podría coincidir con la que hicimos al principio de este artículo, entre normales, especiales y extra (o premium, que queda muy bien).


-Cervezas sin alcohol: Entre 2 y 4%
-Cervezas normales: Con extracto seco menos a 13%
-Cerveza especial: Extracto seco entre 13 y 15%
-Cerveza especial-extra: Extracto seco mayor a 15%


7- Cervezas según su grupo/dueño.

Esto no tiene que ver lógicamente con el tipo de cerveza, pero me parece interesante hacer un repaso, porque muchas veces pensamos que las cervezas compiten entre sí, pero en infinidad de casos son marcas de la misma compañía, y es que en un mundo que comenzó lleno de pequeñas e ilusionantes empresas familiares, ahora tenemos un panorama copado por 5-6 grandes empresas que tienen todo el mercado.


-Mahou-San Miguel:  Es el grupo que más cerveza produce en España. Nacido de la fusión de Mahou y San Miguel. Compraron Alhambra, y fabrican también alguna extranjera como Carlsberg. Tiene fábricas en Andalucía, las dos Castillas, Canarias y Cataluña.

-Heineken: Grupo de origen holandés, que compró la Cruzcampo sevillana (que previamente se había quedado con El Águila y Alcázar). Además la Amstel y la cerveza de abadía El legado de Yuste también están en su poder. Es el segundo grupo en producción de cerveza en España. Tiene fábricas en Andalucía, Madrid y Valencia.

-Damm: Grupo de origen catalán. Fabrica la Estrella Damm, Estrella del Sur, Turia, Victoria, Voll-Damm, Skol e incluso la extranjera Budweiser. Está más extendido en el Levante español con fábricas en Cataluña, Valencia y Murcia.

-Hijos de Rivera: Son los famosos productores gallegos de la Estrella Galicia, con la que les da para ser los cuartos productores en España.

-Cervecera de Canarias: Centrada en el mercado insular, produciendo allí la Dorada y la Tropical, pero fabricando también para otras marcas como Carlsberg

-La Zaragozana: Domina en el mercado aragonés, pero escasamente a nivel nacional. Su gran enseña es la Ámbar. Con todo y con eso es el sexto grupo a nivel nacional.



Y aquí termino, creo que ya está. Voy a tomarme una cerveza de mi nevera para celebrarlo (aquí las cervezas que tenemos en España en nuestra nevera, yo ahora mismo sólo tengo Shandy's en Granada y Skol y Victoria en Porcuna), no sin hacer un leve repaso a las últimas 5 cervezas que me tomé, a modo de curiosidad: la última una Kirin japonesa, antes una lata de Steinburg del Mercadona, otro día una Cruzcampo de Navidad (para eso estamos en estas fechas) antes una Mahou Maestra y días antes una Amstel Oro... 

Hala, espero que pueda servir para consulta (también os recomiendo este banco de datos sobre cervezas), y poco a poco iré mejorándolo y retocándolo/matizándolo, que siempre hay puristas que se quejan, cómo no, para eso están los expertos, y ya dije que esto sólo era para dummies...

10 diciembre, 2016

En qué se diferencia un chino de un español

"Parece más un español que un chino"

Esta frase lógicamente ha de ir referida a un chino que parece por sus rasgos más un español. Lo curioso es que la escuché a una niña española de rasgos chinos (supongo que adoptada de bebé como muchas), al ver al único chino con gafas del mural de papel de arroz del Salón Chino del Palacio de la Cotilla en Guadalajara.

Me pareció una paradoja espectacular, porque, ¿cómo va a decir nadie que un chino de los muy chinos, con sus ojos rasgados puede "parecer un español"?  La única manera es que lo diga una española de rasgos muy achinados, que piense o entienda que un español puede tener rasgos muy asiáticos.

Entonces, si pensamos que los españoles tienen los rasgos asiáticos, al ver a un chino con gafas, obviamente diremos que "parece más un español que un chino".

Y la niña, que claramente parece más una china que una española, se va tan campante, en su nube de multiculturalidad, en un mundo en el que es muy difícil saber ya a priori quién es español y quién chino...

05 diciembre, 2016

Machismo en As, denigrando a jugadoras de balonmano

Es increíble que sólo 3 meses después tenga que volver a hablar del tema del machismo en nuestra prensa, pero es que la práctica del periodismo que muchos diarios deportivos españoles hacen es totalmente negligente, y en lo que respecta al deporte femenino, roza lo denunciable.

Esta vez me voy a centrar sólo en la portada del diario AS, que sólo en la tercera fila, y tras sólo 9 noticias de fútbol y 1 de motor (nada menos que el posible paso de Fernando Alonso a tener un coche ganador el año próximo), pone su primera noticia de deporte femenino, en este caso de balonmano. ¡Bien por AS promocionando a nuestras mujeres deportistas!... ¿Bien?  No...


La noticia habla por sí sola, y denigra, veja e incluso viola el honor de la mujer como tal, como ser humano, defenestrándola y apocándola, dejándolas como simples objetos de deseo.

El enlace es sobre el Europeo de Suecia y todo lo importantes es: Las 16 bellezas de los 16 equipos del Europeo...  patético y rozando lo denunciable.

Si echamos un vistazo a la noticia, son 16 fotos presentando a 16 guapas jugadoras de balonmano, centrándose por supuesto en que son bellas, no grandes o peores jugadores, no mejores estrellas, virtuosas de un deporte de moda en nuestro país desde que existe el grupo de "Las Guerreras". En As no aman el balonmano, en As saben que deben poner carnaza sobre la mesa, por eso en el Europeo de Suecia jugan tías buenas, no deportistas femeninas.



Nada que ver con el trato que se da a los hombres, donde sí que hay especiales sobre los 16 equipos de cada campeonato, y donde se comentan las estrellas del torneo, pero sin poner fotos ligeritas de ropa (bueno, alguna sin ropa) o en actitud provocativa... Creo que en 2016 y rozando 2017 algunos en As deberían plantearse su propia profesión, esto no es periodismo, ni siquiera es algo permisible en prensa rosa o similares. Por favor, dejad de ver a las mujeres como simples objetos, son deportistas, nada más, hablemos de balonmano, ¿o no era As un diario deportivo?...