30 noviembre, 2006

Dudas lingüísticas

Personalmente, me gusta que cuando leo en un periódico una noticia, la escucho en la radio o la veo en la televisión: mayormente sea cierta, esté bien redactada, sea interesante… En fin, lo normal que se le puede exigir a profesionales del periodismo o la información (ya dudo más de cualquier cosa que leo en internet, donde a cualquiera, ¡incluso hasta a mí!, se le permite decir lo que le dé la gana sin importar que sea mentira, esté escrito en un pseudolenguaje nada parecido al castellano o cumpla unas reglas mínimas éticas).

Lo malo es cuando esos mismos profesionales me lían, se lían entre ellos mismos y sobre todo: lían a las pobres gentes que culpa ninguna tienen de nada. No hablo hoy de las anécdotas graciosas como las de los presentadores que cuentan la noticia y dicen un: “ahora, contactamos en directo con Xátiva”, y su compañero corresponsal (y seguramente valenciano) contesta: “sí, aquí en Játiva”… Y entonces siempre me río, y mucho…

Hoy me han hecho gracia las pronunciaciones de los nombres y apellidos de gente extranjera, y la disparidad (o más bien inexistencia) de criterios respecto a ello. No estoy muy puesto en reglas para la pronunciación de nombres no castellanos, pero presupongo una regla: si sabes pronunciarlo, pronúncialo bien en el idioma del que proceda; y si no, españolízalo con un poco de gracia (si hace falta diciéndolo como nuestros abuelos: [Klar Gable, Jak Nicholson]).

Ejemplos de un telediario cualquiera:

-Presentador: “La boda de [Tom Cruis] y [Kati Jolm]” -Corresponsal: “La boda de [Tom Crus] y [Keiti Jolms]”
-Pres: “El técnico [Fran Raikard]” –Corr: “El técnico [Frank Raijard]”
-Pres: “El brasileño [Edú] –Corr: “El brasileño [Edu]”
-Pres: “El suizo [Ruyér Federér]” –Corr: ”El suizo [Róyer Féderer]”

¡Y no me digan que son nombres raros, porque todos han estado saliendo la semana pasada en todos los telediarios varias veces! ¿Qué les hubiera costado unificar un poco su criterio?

Luego hay otras en las que no puedo culpar a los “angelicos” porque digan: [Lichensetin], cuando se puede decir [Liechestein] o mejor [Lijtenstain], porque, realmente ¡no hay forma de decirlo bien! (aunque todos se hacen los listos al hablar de Schwarzenegger). Y luego están los nombres árabes como aquella discusión Ben Laden–Bin Laden, que aún no sabemos cómo se resolvió.

En fin, mi queja va más bien por la falta de criterio dentro de un mismo telediario, que deja en completo ridículo al presentador la mayoría de las veces (pronunciando algo de forma distinta a como luego lo hace el reportero). No sé si los editores de las cadenas se han fijado, pero no da muy buena imagen. Uf, ahora caigo: si me pongo tan quisquilloso tendría que escribir un post diario sobre esto… ¡quita, quita!, hala, pues que lo digan como quieran, bastantes problemas hay en el mundo como para preocuparse por eso…

27 noviembre, 2006

Los viejos porteros

Esto no pasa de anécdota, pero bueno: me ha parecido curioso que en la liga de fútbol española los porteros de los equipos sean siempre los mismos, es decir, que siempre estemos escuchando los mismos nombres año tras año y domingo tras domingo. Así que pensé que seguramente todos estos tipos serían bastante veteranos…
Bastó con echar una ojeada para comprobar que sí, y el hecho es “grave”: más de la mitad de los porteros de la liga tienen más de 31 años; pero el hecho ya es más grave si observamos que de los 13 porteros titulares españoles, 10 tienen esa edad.
Extranjeros:
Kameni (Español), Bizarri (Nástic), Barbosa (Villarreal), Pato (Getafe), Franco (Atlético), Aouate (Dépor), Bravo (Real Sociedad)
Españoles:
Casillas (Madrid), Valdés (Barça), Toño (Rácing) -> Son los jóvenes
Lafuente (Bilbao- 31), Palop (Sevilla- 33), Cañizares (Valencia- 37), Pinto (Celta- 31), Prats (Mallorca- 34), Molina (Levante- 36), Ricardo (Osasuna- 34), López Vallejo (Recre- 31), César (Zaragoza- 35), Contreras (Betis- 34) -> Los “viejos”
La verdad es que son todos muy buenos, eso sí, pero me parece curioso que no hayan salido porteros jóvenes buenos hace bastantes años (Casillas lleva casi 10 años jugando, Reina está en Inglaterra y Valdés… bueno bueno no es…). Toda esta gente ya estaba jugando cuando éramos pequeños, jaja, y seguramente aún les queden bastantes paradas por hacer.
En fin, algún día llegará la renovación y los echaremos de menos, pero me recuerda a cuando los Zubizarreta, Buyo, Cedrún, Sempere, Fernando, Jaro… jugaban con 35 hace unos 10 años, cuando los viejos de hoy día empezaban… Como en muchos aspectos de esta vida, también para los guardametas todo forma parte de un ciclo...

Por Cierto: Descanse en paz, Isaac Gálvez, gran ciclista fallecido mientras competía (se había casado hacía 3 semanas y era actual campeón del mundo en pista junto a Joan Llaneras)

23 noviembre, 2006

Los nuevos animales fluorescentes, ¡ya a la venta!

Increíble la noticia que salía hace meses en algunos medios: por fin se habían “fabricado” cerdos fluorescentes. Sí, tras un duro proceso con muchas dificultades técnicas y biológicas se había conseguido inyectar células de algas verdes marinas en un cigoto de cerdo, que daría lugar a un animal normal como los demás, pero con una particularidad muy curiosa: brillan en la oscuridad, son fluorescentes, tanto su piel como sus órganos internos. Sí, hace tiempo que el hombre ha empezado a jugar a ser Dios, y como Dios hiciera cuando creó el mundo (o no, porque se supone que todo lo sabía), el hombre está probando cosas para ver cómo puede mejorar las plantas y animales que le rodean para su beneficio particular (casi nunca pensando en el beneficio general de la Naturaleza).

Cliente-“Hola, quisiera una chuleta de cerdo, pero del fosforescente por favor”.
Camarero-“Un momento caballero, nos tiene que decir si quiere que brille en verde clorofila o en amarillo fosforito”.
Cliente- “En verde, claro”.
Camarero- “Bien, un momento”.
Al rato obtenemos el filete, y en efecto brilla en colorines, e incluso las patatas nos saludan contentas de que nos las vayamos a zampar. Sí, la salsa brilla como con purpurina y en el plato hay una rama azul de perejil. ¡Maravilloso mundo este de la genética!
¿Y quién ha pensado en los cerdos? Claro, no tienen el mismo valor que un ser humano y se les puede hacer todo como a cobayas. ¿Se creará quizá una subespecie de cerdo mejor adaptado a las circunstancias que acabará con el puerco común? Quizá los mejores “gourmets” lo incluyan entre los platos más deliciosos y los restaurantes pongan en el menú un buen filetón fluorescente de jabalí. ¿Son posibles las personas fluorescentes? Eso lo dejo ahí, pero seguro que sí, y entonces no hará falta encender la luz por la noche porque bastará con "brillar" un poquito para mirar la hora del despertador, o cuando se vaya la luz no hará falta ir por una vela, no, porque nuestro hermano puede hacer de lámpara por un ratito. ¡Qué emocionante, ya estoy impaciente por verlo!...
Vale, esto se ha hecho para ayudar en los transplantes, y llegamos al interrogante ético de siempre: ¿están la Naturaleza, el planeta, el Universo y todo lo que hay en él a simple disposición de esta especie (los humanos) que está al borde de provocar un colapso por su superpoblación y maltrato al mundo que le rodea? ¿Vale todo? La respuesta es que sí, que vale todo, pero algún día pagaremos el precio que tiene todo esto. Algún día la liaremos y entonces no habrá marcha atrás ni nadie a quién llamar para que nos lo arregle…

Inyectaremos unos animales en otros, unas plantas en otras, unas personas en otras, y no sabremos ni lo que tendremos. A pesar de todo, sigo feliz, aún sin ser transgénico, y pienso si quizá ya el año que viene haya un pavo fluorescente en mi menú de Nochebuena.

18 noviembre, 2006

Los extraños locos del baloncesto

Dijo el seleccionador de baloncesto de España en la celebración del título de Campeones del Mundo que a partir de ahora había una palabra que iba a ser muy importante: BA-LON-CES-TO… Lo cierto es que ningún medio de comunicación ha puesto demasiado de su parte para que lo sea y ni siquiera los aficionados “profanos” se han acercado a observar ese "objeto extraño" (como sí ocurrió tras la vieja medalla de plata de Los Angeles’84). Por mí, como si ahora vieran los partidos de la tele 5 millones de personas… me gustaría (al contrario que otros que sólo quieren su deporte para ellos y por ejemplo critican a millones de personas que ven la Fórmula-1 sólo porque está Alonso, como si ellos no hubieran empezado a verla por Piquet, Prost, Senna, Schumacher o cualquier otro… ay, hipocresía).

Yo hasta hace mes y pico no había jugado al baloncesto (contra gente y en las canastas de 3,05 metros de altura). Ya había pensado intentarlo, pero fue a raíz de una pequeña lesión cuando dejé temporalmente a “mi amiga” la pelota de fútbol, con la que bien me llevaba, y me pasé a la de baloncesto. Ahora, veo que somos tipos raros, ¡qué locos están estos basket-adictos!:

Los aficionados al basket son gente que no ve los resúmenes de los partidos el domingo por la tarde, ven ZonaBasket el lunes; no ven el partido del Plus del domingo o el de La Sexta el sábado, ven el de La 2; no juegan a la Liga Fantástica Marca, juegan al SuperManager ACB; no juegan al ProEvolutionSoccer, juegan al NBA Live’07; no van a entrenar a pabellones llenos de gente, entrenan en un ambiente íntimo y familiar; no dicen falta, extremo, gol, delantero, centrar, portería… dicen palo, tapón, rebote, pivotar, doblar, cortar…; no idolatran a Beckham, Ronaldinho, Puyol, Milito, Jesús Navas, David Villa… idolatran a Gasol, Navarro, Planinic, Borchardt, Calderón, Scola…; no llaman a los equipos por el nombre de la ciudad: Madrid, Zaragoza, Barcelona, Sevilla, Valencia…, los llaman por el nombre del patrocinador: Bruesa, Winterthur, Tau, Pamesa, Unicaja…; y su selección preferida no cae siempre en cuartos de final, son Campeones del Mundo. ¡Vaya mundo más extraño!

Y esto vaya por los buenos momentos que me han hecho pasar allí en el “playground” de La Chana, donde tan bien me acogieron pese a ser un principiante: Paco (y Eli, xD), Félix, "Maganto", Roberto, Migue, Álvaro, Fran, Alberto, Guillermo, Diego, Andi, Jose, Javi, Juanlu, Borja, Juanjo, Carlos, Gerardo, Donald, Manolo y algunos más… Ambiente sano, amistoso y acogedor, ¡qué más se puede pedir!

También va por todas las personas a las que les gusta algo pequeño, insignificante, irrelevante para la mayoría; pero que de algún modo les hace sentirse distintos, diferentes en el buen sentido de la palabra y les refuerza su personalidad. Potenciadlo, ¿por qué no?, no tenéis por qué hacer lo que por todos sitios se os presenta, si no os gusta. Eso sí, una cosa digo a toda la humanidad desde aquí, a niños y mayores: Si alguna vez no tenéis con quién jugar, a lo que sea, ¡llamadme!, porque no hay cosa más triste en este mundo que no tener con quién jugar (que se lo digan a muchos niños que juegan solos en sus cuartos porque sus padres no les hacen caso…).

15 noviembre, 2006

Gracias a un montón de gente (y III)

Gracias por el ritmo, por los latidos, por el zapateo, por las palmas, por los golpes de bastón, por el cabeceo, por el aleteo, por el suave cacareo, por el musical canto del cuco, del ruiseñor; gracias por el tiempo, por el espacio, por la vida para vivirla en ellos, por la muerte, para vivirla en otros lugares; gracias por los monumentos, por los palacios, por los jardines, por las torres, por los edificios antiguos, por los modernos, por la vieja escuela, por la nueva, por las recoletas plazas, por las cabañas, por los cobertizos, por los graneros y las piconeras; gracias por la palabra, por la letra, por el vocabulario, por nuestro entendimiento que nos permite jugar con ellas, por el de los demás, que nos permite comunicarnos con ellos; gracias por las plumas, las pelotas, las canicas, las figuritas, los llaveros, las estampicas, los yo-yo, los cochecitos, las ruedas, las combas, las caretas, los parches de pirata, las patas de palo; gracias por el calor del invierno, por el frío del verano, por la primavera y el otoño, gracias por el solsticio, y el equinoccio, por los años bisiestos y las lunas llenas, por los eclipses y los meteoritos; gracias al que nos dio una manta, una chaqueta, un fuerte abrazo, un frote de brazos, un aliento, al que nos abanicó, al que nos dio agua, al que se separó para que pudiésemos respirar; gracias al que construyó caminos, al que hizo pantanos, al que ideó el desarrollo sostenible, al que pensó en la electricidad, al que pensó en la televisión, en internet, en el cine, en el teléfono, en el fonógrafo, en el submarino, en la energía nuclear, en la eólica, en la solar, en la biomasa; gracias al que nos sopló la respuesta, al que obvió lo obvio, al que no quiso ser desconsiderado, al que nos supo comprender, al que se puso en nuestra situación, al que no supo qué decir, al que dijo lo correcto, al que nos perdonó, al que no nos olvidó nunca; gracias por aparecer en ese momento, por no desaparecer en aquel otro, por entrar en nuestra vida, por salir sin hacer daño, por salir dejando huella, por entrar para siempre, por jurar amistad eterna, por prometer amor eterno, por comprometerse...

10 noviembre, 2006

Un gesto a preservar, que vale más que mil palabras

Dicen que una imagen, un gesto, un guiño, una mirada, valen más que mil palabras… Lo valen. ¿Quién quiere ver el futuro, si no dejamos que esas pequeñas cosas existan y fluyan, como serpientes intempestivas e invisibles a los ojos de los que se dejan llevar por el estrés inútil de hoy?

Paseaba yo por la calle, metido en el maremágnum de gente, en la impersonalidad de la multitud que va y viene sin preocuparse por el prójimo. Paseaba yo sin dar apenas crédito al violinista, al tañedor de acordeón y al falso pobre, escritor con vocabulario raído e incorrecto para dar pena. Paseaba sumido en mis propios pensamientos de difícil recuerdo, quizá no tan importantes. Fue entonces cuando surgió de entre toda esa parafernalia de sonidos, luces, colores y caras, esa imagen, ese gesto, ese guiño que cada vez que lo veo me recuerda que nunca debe perderse, y que ésa y no otra es la forma de actuar:

Una joven rubia, no mucho mayor de 20 años, sale de la tienda donde trabaja portando una pequeña cajeta, que deja junto al contenedor de basura; hasta ahí nada fuera de lo común, probablemente todas las tardes hace lo mismo, todas las tardes realiza el mismo gesto, el mismo ritual antes de cerrar la tienda, ese océano azucarado de colores, sabores, olores y texturas donde trabaja. En ese momento, cuando se dispone a desandar los 3 metros hasta la puerta de la tienda, un caballero se va a cruzar en su camino. En teoría, el caballero debía pasar antes porque estaba más cerca del punto de cruce, pero es ahí donde se activó cierta neurona de su cerebro que le decía que debía dejar pasar a la niña. El caballero se detuvo, miró a la chica y esta comprendió que la dejaba pasar y pasó… Dijo gracias y continuó hasta la tienda, y el caballero, seguro feliz por su buena acción y segregando cierta hormona que le hacía estar a gusto consigo mismo, también siguió su camino más o menos largo sin importar probablemente si el segundo perdido con la chica haya sido más o menos decisivo en la realización de sus planes futuros.

Una vez la chica entró en la tienda, fue cuando yo pasé al lado y la miré por curiosidad: era rubia, de estatura media y bastante guapa, sonreía y estaba ligeramente ruborizada. Realmente se sentía bien por aquella acción de ese caballero. Quizá duraría sólo segundos, minutos u horas; pero gracias a aquel gesto de galantería, caballerosidad o llamémoslo como queramos, ella fue feliz por un momento y también segregó esa misma hormona que le hacía estar en armonía con el mundo que le rodeaba. ¿Quién dijo que con las mujeres no se debe ser galante, caballero? ¿No es bonito ceder la silla a una mujer, sujetarles la puerta al pasar, cederles el paso?



La culpa de todo la tienen las falsas feministas, esas burdas intentonas de simulacro de luchadora por los derechos. Esas que no saben nada, que no piensan y que cumplen con los chistes machistas (son las torpes que no entienden nada de nada). Las mujeres y los hombres son iguales, vale; pero ellas no comprenden que son lo más maravilloso que hay (menos las "feministas-machistas"), y que por eso lo hacemos y estamos orgullosos de ello, como lo haríamos por un anciano o un niño o un adulto o un semejante cualquiera. Yo también lo habría hecho. Enhorabuena al caballero, porque aunque él no pudo ver esa sonrisa, yo la recogí para el mundo, para la “visión popular”; y os aseguro a todos que por esa sonrisa muchos morirían, que por volver a hacer a aquella joven sonreír muchos matarían. Aunque “esas” no quieran, lo siento, seguiré siendo caballero aunque les fastidie. Lo seré mientras quede una sola mujer capaz de sonreír así después de haberle cedido el paso, el asiento, la puerta, la palabra…

05 noviembre, 2006

Ciudadanos de Cataluña

El miércoles pasado, todos los medios de comunicación de España se paralizaron para centrar el 100% de su hipócrita atención en las elecciones de Cataluña. Sí, al resto de españoles no les importan más que las de Murcia o La Rioja, pero ellos tienen que convencer a los televidentes, a los radioyentes, a los lectores de que ése es el hecho que les importa en ese momento. ¡Ahh!, por fin somos libres, ahora la información es veraz, imparcial, exenta de manipulación… el siglo XXI que nos toca vivir...

De entre todo eso me gustaría llamar la atención sobre una cosa: hay un nuevo partido que ha conseguido 3 escaños en el parlamento catalán; un nuevo partido que no es el añejo nacionalista CiU, ni el trasnochado PP, ni el desquiciado PSC, ni el incalificable ERC, ni ICV… (los 5 “vividores” de siempre, en el mal sentido de la palabra). Es el Partido de la Ciudadanía, o Ciudadanos, o Ciutadans de Catalunya, qué más da. Poco o nada sabe la gente de ellos, más que las pestes que han acertado a echar periodistas de escasa moral que han intentado evitar el dar información sobre este partido. El escándalo es mayor si observamos la prensa catalana (allá ellos con lo que informan a sus conciudadanos), donde siquiera se les metía en los gráficos de “tarta” de los sondeos. ¡Ahh!, aires nuevos, ¡cuánto son capaces de refrescar si abrimos la ventana!

No entro ya en discusiones ideológicas o en valoraciones personales, pero en ese partido se hablan de cosas como defender el bilingüismo catalán (que están destruyendo los viejos partidos), ser catalán sin necesidad de ser nacionalista (el nacionalismo no tiene sentido en este mundo que camina a la globalización), criticar la tortura a los toros, defensa de la Constitución española, libertad e igualdad de los ciudadanos… mmm, suena bien. Detrás hay un grupo de intelectuales, profesores, articulistas, editores… Como detalle, diré que es el único de los 6 partidos que ha soltado sus discursos en Español y en Catalán.

En principio son savia nueva, y si en pocos meses han conseguido 3 escaños, qué no conseguirán dentro de 4 años (a ver si consiguen parar la demente espiral independentista catalana). Dicen que se quieren extender como partido al resto de España… ¡ay, idealistas…! quizá le eche un vistazo a su programa (si no es muy de derechas o de izquierdas, ni de centro sino todo lo contrario, es decir: COHERENTE, ése es el mío), aunque el tiempo dirá si no son como todos los políticos (que TODOS son la misma “eme”). Ninguna persona culta, lúcida o inteligente en sus cabales se metería en política si no fuese a "chupar" también, ¿podría ser esta vez la excepción?

No me gusta su lema: ‘Sólo nos importan las personas’, porque lo veo que puede derivar fácilmente en hipocresía, pero les daré esa confianza. Ojalá nunca deba escribir para denunciar que todo esto también se corrompió…

01 noviembre, 2006

Día de Todos los Santos

Los medios nos están haciendo creer que estamos siendo invadidos por la cultura norteamericana. Nos hacen creer que todos los días vamos al McDonalds, que a todas horas estamos bebiendo aquella bebida de cola, que todo el mundo sale a celebrar Halloween...


La verdad es que yo he ido una vez a comer hamburguesas desde hace al menos 4 años, que me habré bebido 1 litro de "chispa de la vida" en 2 meses, y me sigo negando a salir disfrazado de negro el 31 de octubre... ¿Realmente nos han invadido? Por mi parte, la mayoría de mis amigos pasan absolutamente de Halloween y de la comida basura... ¿realmente nos han invadido? No, aún no, lo que pasa es que los medios de comunicación están intentando convencernos de ello para que simplemente dejemos de pensar y seamos abducidos por esa cultura invasiva norteamericana (sí, no digo americana, porque América es un continente, no un país).

Quizá el problema futuro va a residir en la enseñanza que se da a los niños en las escuelas, ya que les están proporcionando una educación "a medias" respecto a este tipo de fiestas. Simplemente ellos se disfrazan este día porque los maestros quieren hacer más actividades para que se diviertan (lo que veo fenómeno), pero ni mucho menos saben por qué o qué se celebra o conmemora; y claro, es la cultura que ven en la televisión, en el cine: el puro consumismo. Es evidente que para instaurar una tradición basta con inculcársela a los niños de una generación y a partir de ahí a todas, y en unos 20 años será algo irrenunciable (veo paralelismos entre esto y la educación que están dado ahora a los niños "nuevos nacionalistas" vascos y catalanes, que en 20 años estarán completamente adoctrinados y encerrados en un mini-mundo que ya no tiene sentido). A mí, pues tampoco me importa demasiado: si quieren venir que vengan, aunque si pueden que lo hagan para enriquecernos, no para empobrecernos.

De momento, hoy es 1 de noviembre, día de Todos los Santos. ¡Felicidades a todos los que no tengan santo!, y un recuerdo especial a las miles de personas que durante la historia hicieron posible que yo estuviese aquí ahora mismo escribiendo. Gracias por haber existido, antepasados.